Convite: 42% de los adultos mayores han reducido sus porciones de comida

Un estudio de la ONG señala que 65% de los adultos mayores no pueden mantenerse por cuenta propia. Dependen del apoyo de familiares y vecinos. Algunos hasta han tenido que salir a la calle a pedir

42% de los adultos mayores de Venezuela han reducido sus porciones de comida y apenas 20% logra comer carne cada 15 días, advierte la ONG Convite en un informe.

El estudio anual de Convite sobre el acceso a la salud y el envejecimiento poblacional en el país también aborda, a partir de una serie de encuestas a 1.202 personas, otros temas como la pobreza de los adultos mayores, las dificultades que tienen para acceder a medicinas o cómo les afecta el colapso de los servicios públicos.

En el tópico de la alimentación, la ONG señala otros datos como que solo 9% de los encuestados dijo que logra cubrir sus necesidades diarias de proteína animal y 73% afirma que el pescado es lo que más extrañan porque, debido a su alto costo, no han podido adquirirlo.

“Esto tiene un impacto directo sobre la salud física de las personas adultas mayores. Se están alimentando muy mal, fundamentalmente se alimentan de tubérculos, pasta, arroz, es decir, carbohidratos que se convierten en azúcar”, explicó el director general de la organización, Luis Francisco Cabezas, en entrevista para el Circuito Éxitos.

“Ocumo, ñame, yuca son parte de la dieta diaria de los adultos mayores. Y bueno, si no se nutren dicen que por lo menos se llenan por un rato”, agregó.

Otros datos que se desprenden del estudio tienen que ver con la dependencia de los adultos mayores de sus familiares fuera del país o de vecinos.

“65% de ellos dicen que no pueden llevar su vida sin apoyos como la remesa, que ha perdido empuje en cuanto a regularidad y cantidad, pues muchos venezolanos que enviaban ejercen oficios muy informales. Entonces ya no es tanta la cantidad que envían. Además, 100 dólares de hoy no son los mismos de hace cuatro años”, dijo Cabezas.

Respecto a los oficios a los que se dedican los adultos mayores para sobrevivir, Cabezas indicó que fundamentalmente han tenido que ejercer trabajos informales como vender cigarros, planchar o lavar.

“Los adultos mayores dependen mayormente de familiares, vecinos y de lo que puedan procurarse durante el día en el comercio informal. Es frecuente ver en ferias de consumo familiar a adultos mayores pidiendo. Personas que no parecen de la calle, están bien vestidas pero tuvieron que salir a pedir”, expresó.

El Nacional