Consejo de Derechos Humanos

En medio de desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, incremento de la persecución política y amenazas de clausura al espacio cívico, Venezuela volverá a ser discutida en el Consejo de Derechos Humanos

Los días 19 y 20 de marzo, en el marco del 55º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos, expondrán sus actualizaciones orales sobre la situación de derechos humanos en Venezuela.

Dichas actualizaciones serán transmitidas en vivo a través del sitio web de las Naciones Unidas. El día 19 de marzo, a partir de las 14:30 m (hora Ginebra) / 9:30 am (hora Venezuela), se transmitirá la actualización oral y el diálogo interactivo con el Alto Comisionado. El día 20 a las 11:15 am (hora Ginebra) / 6:15 am (hora Venezuela), se llevará a cabo el diálogo interactivo sobre las actualizaciones de la Misión.

Antecedentes recientes

Mediante la Resolución 51/29 del Consejo de Derechos Humanos, se aprobó la renovación del mandato de la Misión durante dos años más (hasta septiembre de 2024), a los fines de “combatir la impunidad y asegurar la plena rendición de cuentas de los autores y la justicia para las víctimas”.  A su vez, se solicitó al Alto Comisionado que siguiera vigilando la situación de los derechos humanos en Venezuela, para posteriormente presentar un informe verbal actualizado ante el Consejo durante su 55° período de sesiones. En ese sentido, durante estos próximos dos días serán presentadas ambas actualizaciones orales durante los diálogos interactivos con cada mecanismo.

Expectativas para Venezuela sobre el 55° período de sesiones:

Durante ambas sesiones del Consejo es necesario que se resalte ante la comunidad internacional la necesidad de restablecer el personal de la Oficina del Alto Comisionado dentro del país, para que pueda continuar, sin más limitaciones, con su mandato de informar al Consejo sobre la situación de derechos humanos en Venezuela, proporcionar al Estado cooperación técnica con miras a reales mejorías y acompañar y asistir a víctimas y organizaciones.

Actualmente, es fundamental que se enfatice la importancia de mantener tanto el trabajo de la oficina del Alto Comisionado robusto e independiente en Venezuela, como el de otras agencias y mecanismos de monitoreo de las Naciones Unidas, especialmente la Misión, para que se pueda continuar de manera efectiva con la labor de denuncia y observación de una crisis de derechos humanos que sin lugar a dudas sigue requiriendo la atención del Consejo y del mundo.

Asimismo, es imprescindible que tanto en el diálogo interactivo como en las actualizaciones orales se enfatice el contexto generalizado de represión y criminalización en contra de la sociedad civil organizada y en contra de personas defensoras de derechos humanos y dirigentes políticos, quienes continúan sufriendo detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y violaciones graves a sus derechos, como ha ocurrido y sigue ocurriendo con la defensora Rocío San Miguel. Finalmente, se espera que la comunidad internacional pose su atención sobre las condiciones y garantías electorales que deben implementarse de cara a la elección presidencial pautada para este año, e inste al Estado a celebrar elecciones libres, justas y transparentes, sin que medie represión ni restricciones arbitrarias a los derechos políticos de las y los venezolanos.