DEPORTACIÓN Y PERSECUCIÓN DE PERSONAS REFUGIADAS VENEZOLANAS

Todas las personas incluidas las migrantes en situación regular o irregular, las solicitantes de asilo y las refugiadas tienen derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica, al debido proceso y a las garantías judiciales, así como a no ser objeto de malos tratos, expulsión colectiva o devolución 

El 17 de marzo, agentes de policía y de inmigración detuvieron arbitrariamente en un albergue en La Paz, Bolivia, a 14 personas refugiadas venezolanas (3 mujeres y 11 hombres) que habían participado el 15 de marzo en una manifestación pacífica ante la Embajada de Cuba para protestar contra las violaciones de derechos humanos cometidas en Venezuela. Los agentes llevaron a estas personas a una oficina de inmigración, las interrogaron y las acusaron de “acciones conspirativas” y “actividades políticas […] a cambio de dinero”, violando su derecho al debido proceso. Ese mismo día, seis de ellas fueron deportadas arbitrariamente a Perú, que había sido su punto de entrada a Bolivia. Las ocho personas restantes, que habían solicitado asilo, fueron puestas en libertad, pero cinco huyeron posteriormente a Perú ante el temor a sufrir nueva persecución. Las otras tres que permanecen en Bolivia temen ser objeto de persecución y deportación arbitraria. Según organizaciones locales y testigos, muchas de ellas sufrieron malos tratos a manos de agentes de policía. Insten al ministro de Gobierno a poner fin a la persecución y la deportación arbitraria de personas refugiadas venezolanas necesitadas de protección internacional.

https://www.amnistia.org/ve/noticias/2019/03/9840/deportacion-y-persecucion-de-personas-refugiadas-venezolanas