Moisés Guánchez

El 5 de marzo 2014, Moisés Guánchez fue arbitrariamente detenido y maltratado por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana cuando salía de su trabajo, en el municipio Carrizal, estado Miranda. Según su testimonio, fue golpeado y herido por balas de goma cuando fue detenido, la Guardia Nacional Bolivariana se había enfrentado con manifestantes que estaban levantando barricadas en las inmediaciones del centro comercial donde Moisés laboraba, como parte de las protestas que ocurrieron en Venezuela a favor y en contra del gobierno, entre febrero y julio de 2014. Moisés quedó en libertad sin cargos dos días después, el 7 de marzo de 2014.

El tribunal que concedió su libertad también ordenó una investigación sobre su detención y los malos tratos de los que fue objeto. Sin embargo, hasta la fecha, nadie ha sido llevado ante la justicia por su terrible experiencia.

Las heridas que recibió Moisés fueron de tal gravedad que tuvo que ser operado en dos ocasiones. Desde su liberación, Moisés Guánchez fue hostigado en varias ocasiones por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana con la aparente intención de intimidarlo. Recibió varias solicitudes formales para asistir a las oficinas locales de la Guardia Nacional en relación con una “investigación administrativa”, supuestamente, a pesar de haber sido puesto en libertad sin cargos. Además, los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana según informes, fueron al lugar donde estaba estudiando, interrogaron a uno de sus maestros sobre él, tomaron fotografías e inspeccionaron su vehículo.