Marvinia Jiménez

El 24 de febrero de 2014, Marvinia Jiménez estaba tomando fotos con su celular a vehículos blindados de la Guardia Nacional Bolivariana mientras estaban disolviendo una manifestación cerca de su casa en Valencia, estado Carabobo. Fue rodeada por varios Guardias, una de las guardias se puso encima de ella, la golpeó con su casco y le tiró del cabello.

Fue detenida a pesar de que no le comunicaron la razón de su detención, ni pudo tener contacto con su familia o un abogado. Hasta que fue presentada ante un juez no pudo ver a su familia.

Marvina Jiménez ha denunciado actos de intimidación a las cuales fue sometida por exigir justicia, entre otros, que individuos no identificados la seguían en la urbanización donde vive, la acosaban en la escuela donde estudia su hijo, y en las inmediaciones de su trabajo. Tiene medidas de protección dictadas por un Tribunal de Control a cargo de la Policía Municipal de Valencia, que no han sido implementadas de forma adecuada para proteger la integridad de Marvina Jiménez y su familia.

La funcionaria de la Guardia Nacional Bolivariana, Josneidy Nayarit Castillo Mendoza, tiene orden de aprehensión y sigue prófuga de la justicia a pesar de que se le ha visto públicamente junto a otros uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana. Los otros funcionarios que también participaron, ni siquiera han sido identificados por la fiscalía.

Marvinia Jiménez tiene una medida sustitutiva a la privativa de libertad y sigue enfrentando juicio por resistencia a la autoridad, obstaculización de la vía pública, lesiones personales y daños contra la propiedad. Además enfrenta un juicio civil emprendido por su presunta agresora.