Marcelo Crovato

Marcelo Crovato, abogado y colaborador de la organización Foro Penal Venezolano, fue detenido el 22 de abril 2014, cuando acudió a prestar sus servicios como abogado a la residencia de unos clientes que estaba siendo allanada por las autoridades en el municipio de Chacao, en la capital Caracas. En este allanamiento se buscaban evidencias sobre el financiamiento y apoyo a las protestas en contra del gobierno que estaban teniendo lugar desde principios de febrero de 2014.

El Ministerio Público acusó a Marcelo Crovato de los delitos de atentado contra la seguridad de la vía, instigación a la desobediencia de las leyes, intimidación pública y asociación para delinquir, que conllevan penas de al menos 15 años de prisión. La acusación del Ministerio Público, a la que Amnistía Internacional tuvo acceso, se basaba principalmente en el testimonio de un agente de la policía no identificado que le acusa de haber participado en una reunión el 10 de abril 2014 a la que también acudieron supuestos organizadores y participantes de los bloqueos de vías pública con barricadas, denominadas “guarimbas”, que se realizaron en el municipio de Chacao durante las protestas antigubernamentales entre febrero y julio de 2014, hecho que él refuta. Las autoridades no presentaron ninguna evidencia verosímil que sustente los cargos contra él o su implicación en actos delictivos.

Durante los 10 meses en que Marcelo Crovato estuvo arbitrariamente detenido, su familia y sus abogados expresaron su preocupación por los efectos negativos que su reclusión en el Centro Penitenciario de la Región Capital Yare III estaba teniendo sobre su estado de salud, sobre todo desde su intento de suicidio en diciembre de 2014. Las autoridades no tomaron ninguna medida de prevención para salvaguardar la vida de Marcelo Crovato. El Ministerio Público anunció en rueda de prensa el 10 de febrero 2015 que se había solicitado la revisión de la prisión preventiva. El 26 de febrero de 2015, el juez a cargo del caso otorgó a Marcelo Crovato la medida de arresto domiciliario. El 19 de marzo de 2018 Marcelo logró ingresar a Argentina junto a su familia.