Gloria Tobón

Gloria Tobón fue detenida junto a su hija el 19 de marzo de 2014 en un operativo conjunto de la Guardia Nacional y el Ejército en Rubio, estado de Táchira. Gloria fue liberada dos días más tarde cuando fue presentada a las autoridades judiciales, pero sufrió torturas y otros malos tratos mientras estuvo detenida.

Gloria relató cómo ese día intentaba viajar a la capital del Estado para comprar alimentos cuando fue detenida con su hija. Cuando llegaron al terminal de autobús, vieron que se estaba realizando una protesta y los efectivos militares le aconsejaron no viajar, tras lo cual decidió sentarse con las personas que protestaban. Los efectivos de las fuerzas de seguridad la tomaron del cuello, le arrastraron por varios metros e introdujeron a la fuerza en una camioneta.

Durante el traslado al centro de detención le golpearon y amenazaron con aplicarle corriente eléctrica para que dijera quiénes eran los líderes que financiaban las protestas. Mientras estuvo detenida, tenía los ojos vendados, le echaron agua y le aplicaban descargas eléctricas por los brazos, los senos y los genitales. Gloria describió cómo fue amenazada con ser asesinada mientras estaba detenida: “se burlaban de nosotros, nos decían que nos iban a llevar para una montaña, que nos iban a matar, que nos iban a picar en pedacitos, que iban a hacer una fosa, que nos iban a enterrar, que nadie nos iba a conseguir”. En el mismo operativo en que Gloria fue detenida en Rubio, al menos otras 21 personas más fueron detenidas.

Gloria denunció frente al Ministerio Público tortura y malos tratos y consecuentemente recibió insultos y amenazas cuando se encontraba en la calle por parte de los efectivos de las fuerzas de seguridad que la detuvieron y que seguían en servicio activo. El Ministerio Público ha informado que ha solicitado el sobreseimiento de la causa lo que conllevaría el cierre de la investigación por la tortura y maltratos sufridos por Gloria Tobón sin que ninguno de los responsables comparezca ante la justicia.