Guillermo Sánchez y Ghina Rodríguez

Guillermo Sánchez falleció tras recibir disparos presuntamente realizados por civiles armados pro gobierno en La Isabelica, Valencia, el 12 de marzo de 2014. Ese día Guillermo Sánchez había salido a pintar la casa de su madre. Guillermo vivía en la avenida donde se estaban desarrollando unas protestas. Su esposa, Ghina Rodríguez, relató cómo testigos presenciales le indicaron que un grupo de civiles armados le dispararon y le golpearon. Después le montaron en una moto y se lo tiraron a los policías del estado que estaban destacados cerca de las protestas, diciendo: “ahí les traemos otro y esperen más”.

Al parecer, fueron los policías quienes dejaron a Guillermo en la puerta de una clínica, donde intentaron salvarle la vida sin éxito.

Después de sufrir actos de intimidación y amenazas, su esposa Ghina y sus dos hijos abandonaron Venezuela en julio de 2014 por temor a su seguridad. Actualmente, se encuentran en México donde se les ha reconocido la condición de refugiados. A febrero de 2016, según información suministrada por familiares, Jhon Anderson Torres Sinisterra habría sido condenado a cinco años de prisión domiciliaria, luego de que se declara culpable por el delito de homicidio intencional e intimidación pública.