A 15 años del cierre de RCTV, la censura en Venezuela se acentúa

(27-05-2022) Hace 15 años el país entero se silenció. Una decisión administrativa tomada en cadena nacional, ponía fin a la señal abierta del canal de televisión más antiguo y de mayor tradición de Venezuela. Esta decisión significó el primer, y más duro golpe, a la libertad de expresión en el país.

El cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV) llenó de indignación y tristeza, no solo a sus trabajadores, sino a todo un país que, de acuerdo o no con su línea editorial, había sido marcado por los 54 años ininterrumpidos que permaneció en señal abierta.

RCTV, fue fundado el 15 de noviembre de 1953 por William Phelps Tucker, y ya formaba parte de la idiosincrasia de los venezolanos.

Chávez, presidente de Venezuela para ese momento, dijo que la decisión de cerrar RCTV estaba relacionada con la posición que tomó durante el Golpe de Estado de 2002 y, se aprovechó del vencimiento de la concesión aquel 27 de mayo de 2007.

«No se va a tolerar ningún medio al servicio del golpismo (…) vayan buscando otra cosa que hacer, señores de RCTV», dijo Chávez el 27 de diciembre del 2006 cuando anunció que no le sería renovada la licencia al canal venezolano que siempre mantuvo una línea crítica a su gobierno.

«Pueden ir apagando los equipos, ya está redactada la medida, no se va a tolerar aquí ningún medio de comunicación que esté al servicio del golpismo y en contra del pueblo, de la nación», sentenció Hugo Chávez.

Si bien es cierto y, de acuerdo con la legislación venezolana, la concesión para operar de un medio de comunicación está regulada por el Ejecutivo Nacional, no es menos cierto que la libertad de expresión es un derecho humano universal, inalienable y progresivo.

Cerrar un medio de comunicación, es vulnerar el derecho que tiene toda persona a estar informada. Por algo, los equipos de comunicación tienen control, para que el consumidor de información o entretenimiento tenga la facultad de decidir que quiere ver o escuchar.

¿Qué vino después?

El hostigamiento y la persecución contra RCTV no terminó en mayo del 2007. El 16 de junio del mismo año, RCTV Internacional inició sus transmisiones. Una señal por suscripción que pretendía continuar entregando a los venezolanos la programación que les había sido arrebatada 20 días antes.

A pesar de tratarse de una señal internacional y por suscripción con su sede en Miami, EEUU; desde el gobierno aseguraron que debía adaptarse a la legislación venezolana, en este caso, a la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión o Ley Resorte, como se conocía, lo que los obligaría a transmitir cadenas presidenciales y mensajes del gobierno.

El canal, bajo el alegato de no tener sede en Venezuela, decidió no aceptar las exigencias del gobierno y, el 24 de enero de 2010, por orden de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), RCTV Internacional salió de las cableoperadoras.

El 31 de diciembre de 2012, RCTV Internacional cesó, de manera definitiva, sus transmisiones en todas las operadoras de televisión por suscripción, incluyendo DIRECTV y Movistar.

RCTV…y otros tantos

Son muchos los medios de comunicación que han sido cerrados después del 2007. RCTV marcó el camino para que más de 500 medios desaparecieran de Venezuela.

En Mérida, fue cerrado el canal de la Universidad de Los Andes, ULA TV. A lo largo del país los periódicos han desaparecido definitivamente y otros han emigrado al espacio digital ante el monopolio implementado para la adquisición del papel periódico a través de la Corporación Maneiro. Cientos de emisoras han sido cerradas por orden directa de Conatel y, en el caso de El Nacional, su sede fue confiscada y entregada a Diosdado Cabello.

Otros medios de comunicación, con la intención de sobrevivir, han transformado su línea editorial o cambiaron de dueños, como el caso de Globovisión, Últimas Noticias o El Universal.

La censura y autocensura reinante en Venezuela fue documentada por el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys) en su informe “Estudio de Libertades Informativas 2021: La orquestación del silencio”.

De acuerdo con Ipys, en el último año, el 53,7 % de los periodistas, decidieron omitir información de interés público para evitar represalias del gobierno, de igual forma, la crisis y la censura, llevaron a que muchos medios (50,37 %) migraran a lo digital.

Sin embargo, el gobierno ha creado una nueva forma de censurar a los medios de comunicación: bloqueos digitales y ataques cibernéticos.

Portales como El Pitazo, Crónica Uno, El Nacional, Efecto Cocuyo, Caraota Digital, solo por nombrar algunos, están bloqueados en Venezuela y, los usuarios, deben hacer uso de VPN para poder informarse a través de estos canales. La hegemonía comunicacional se implantó.

Para el reconocido periodista Marcelino Bisbal, no todo es malo. “Esta censura y el contexto venezolano, ha llevado a que se ejerza un periodismo independiente más profundo, de investigación y colaborativo”.

A pesar de todo…

Aunque ya son 15 años del cierre de RCTV, los venezolanos aún recuerdan con nostalgia programas tan emblemáticos como Radio Rochela, Bitácora, La Entrevista, El Observador y, más aún, las novelas que marcaron época y llevaron a que el país fuese reconocido a nivel mundial.

Quizá las nuevas generaciones no sepan que significa el acrónimo RCTV, pero esas cuatro letras siempre estarán en la memoria de quienes tuvimos la oportunidad de ver, aprender, comentar, disfrutar y, hasta querer ser periodistas, gracias a RCTV.

Fuente: Caleidoscopio Humano