42 Estados citados por intimidación y represalias contra defensores de los derechos humanos que colaboran con la ONU

El 14 de septiembre de 2022, el Secretario General de la ONU publicó su informe anual sobre represalias e intimidación  contra personas y grupos que buscan cooperar con la ONU en materia de derechos humanos. Una vez más, el informe identifica un alto número de amenazas y ataques destinados a tomar represalias contra las personas defensoras y desalentar la cooperación con la ONU.

La ONU depende de la cooperación de aquellos a quienes sirve. Los individuos y los grupos brindan conocimientos e información valiosos sobre las violaciones y los abusos, y son fundamentales para presionar para que se tomen las medidas pertinentes. Toda persona tiene derecho a colaborar con la ONU y ese derecho debe ser respetado y protegido por la ONU y los Estados. 

El informe del SG documenta casos de 42 países este año, la gran mayoría de los cuales han sido citados en el informe anterior. Los nuevos países citados este año incluyen Afganistán y Brasil. 

‘En todo el mundo, los defensores de los derechos humanos siguen trabajando incansablemente por una sociedad más libre, igualitaria, justa y sostenible. Debido a su trabajo, los defensores continúan enfrentando riesgos inaceptables. Son amenazados, acosados, estigmatizados, atacados, encarcelados e incluso asesinados; el informe del SG es evidencia de que queda mucho trabajo por hacer para garantizar que los defensores puedan interactuar de manera segura con la ONU”, agregó Sinclair. 

Con las elecciones al Consejo de Derechos Humanos a la vuelta de la esquina, una vez más es profundamente preocupante que varios miembros actuales (Brasil, Camerún, China, Cuba, India, Indonesia, Kazajstán, Libia, México, Sudán, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela) y Los candidatos a la membresía (Afganistán, Bahrein, Bangladesh, Maldivas, Marruecos, Sudán, Venezuela, Viet Nam) aparecen en el informe, aunque Maldivas ha tomado medidas para abordar el caso por el que se cita. 

Una vez más, a diferencia de los informes de 2019 y 2020,  el de este año no documenta países para los cuales el Subsecretario General de Derechos Humanos y alto funcionario sobre represalias abordó “patrones” de intimidación y represalias. Aparentemente, esta práctica se ha desplazado a favor de una mención para ciertos países de que ‘múltiples actores de la ONU abordaron las denuncias de intimidación y represalias’. La lista de países citados por ‘patrones’ fue de 11 en 2020. En 2021, hubo nueve países para los cuales ‘múltiples actores de la ONU’ abordaron las acusaciones: China, Egipto, India, Irán, Israel, Myanmar, Filipinas, Arabia Saudita, Venezuela, y Vietnam. Este año, hay 13 países para los cuales ‘múltiples actores de la ONU’ abordaron las denuncias: Bahrein, Bielorrusia, Egipto, Guatemala, Irán, Israel, Libia, Myanmar, Nicaragua, Rusia, Sri Lanka, Venezuela y Vietnam.

ISHR lamenta que el alto funcionario haya descontinuado la práctica anterior de abordar los “patrones” de intimidación y represalias con los países perpetradores. Para ilustrar la falta de equivalencia entre citar Estados en los que ‘múltiples actores de la ONU’ han abordado acusaciones y citar a un Estado por ‘patrones’, no es necesario mirar más allá del hecho de que China no ha sido citada de esta manera, a pesar de ocupar más de seis páginas del informe, siendo uno de los peores perpetradores, y la abrumadora evidencia de patrones de intimidación y represalias.

“Es decepcionante que el ASG se haya abstenido de dirigirse específicamente a los países por patrones en los que han atacado repetidamente a los defensores con impunidad por comprometerse con la ONU. Fue un paso pequeño pero positivo para impulsar la rendición de cuentas por parte de los peores infractores y prescindir de ella después de dos ciclos de informes parece un paso en la dirección equivocada”, dijo Madeleine Sinclair de ISHR. 

Además, el informe de este año pierde otra oportunidad de analizar los datos de represalias de la ONU y obtener información que podría mejorar e informar las políticas y prácticas de la ONU sobre intimidación y represalias. ‘La ONU ha estado en esto por más de 30 años. Es hora de que sistematicen la forma en que se documentan los casos, hagan un seguimiento sistemático de los casos y rastreen, analicen y evalúen sus propios datos para mejorar las respuestas de la ONU. Es genial mencionar tendencias, pero más poderoso que eso sería un análisis riguroso basado en datos y la evaluación de intervenciones para evaluar su efectividad”, dijo Sinclair.  

En este sentido, ISHR publicó un estudio en 2021 analizando 709 casos de represalias para analizar el alcance e impacto de la acción de la ONU sobre intimidación y represalias. Este año, ISHR puso los datos en línea para aumentar la conciencia y la transparencia y permitir el tipo de análisis que tanto se necesita.

Como ocurre todos los años,  el informe señala que algunos casos no se incluyen por temor a nuevas represalias. Sin embargo, como ha sido el caso anteriormente, algunos casos quedaron fuera del informe de este año sin explicación. Uno de esos casos es el de Hui-Jung Chi, un conocido activista taiwanés. El 16 de septiembre de 2020, a Chi se le impidió participar en una reunión virtual organizada por la Oficina Regional de ONU Mujeres para Asia y el Pacífico. La presentación de ISHR al informe del SG contiene más información sobre el caso . El Secretario General se ha negado a informar sobre este caso durante dos años. “No hace falta decir que el SG debe incluir todos los casos relevantes en su informe, incluidos los que implican a una agencia de la ONU”, dijo Sinclair.

La presentación de ISHR  presenta un patrón inquietante de intimidación y represalias de los Estados que difaman y estigmatizan a los defensores, criminalizan su trabajo y los matan.

“Documentar las represalias en un informe es importante, pero es solo el primer paso. ¡La ONU y los Estados miembros deben hacer más! Necesitamos un seguimiento constante y significativo y necesitamos que más Estados hablen en voz alta y con frecuencia sobre estos casos impactantes”, dijo Sinclair. 

El informe  se discutirá durante un diálogo interactivo con el Subsecretario General de Derechos Humanos el 29 de septiembre de 2022. ‘El informe se presenta todos los años a los Estados: los Estados deben aprovechar esa oportunidad para responsabilizar a sus pares, hablar sobre casos específicos, impulsar la rendición de cuentas, el fin de la impunidad y la reparación de las víctimas’, concluyó Sinclair.  

ISHR actualmente está ejecutando una campaña para instar a los representantes de los Estados en la ONU y plantear cinco casos de represalias durante ese diálogo interactivo: de Bielorrusia, Burundi, China, Egipto y Venezuela. Más información sobre la campaña está disponible aquí:

Ayúdanos a poner fin a las represalias en la ONU